2017/04/27

Propiedades de la alcachofa para bajar de peso

Alcachofa para bajar de peso

La alcachofa es una pequeña planta milenaria, de tronco robusto y ramificada, original de las cercanías del Mediterráneo, de aproximadamente 1,20 mt de altura y de uso regular en muchos países donde se cultiva anualmente para ser consumida como nutriente y soporte curativo. En el mundo existen aproximadamente 90 tipos de plantas alcachoferas; todas ellas tienen una función principal (estimular las funciones del hígado) y tres secundarias a través del ácido de la alcachofa, la cinarina, la cual es eficaz para bajar de peso al proteger la digestión y eliminar toxinas y líquidos.

En una porción de 100 gramos de alcachofa encontrarás además de vitaminas 2,700 gr de proteínas, 2,500 gr de carbohidratos, 1.100 gr de fibra y 0,200 gr de grasa; como puedes ver, una ingesta saludable desde cualquier punto de vista, y por si fuera poco, dicha cantidad proporciona solamente 22 Kcal. Con estos datos puedes deducir lo siguiente: al consumir esta cantidad de fibra tu nivel de saciedad disminuye mucho; y si eres consecuente en la porción diaria, entonces tu peso disminuirá. Por supuesto que no comerás solamente alcachofa, sino que la combinarás con otros alimentos sanos.

¿La alcachofa puede ayudar a bajar de peso?


La respuesta única y sencilla: por su poderoso efecto diurético, la facilidad que posee para eliminar grasa, su bajísimo nivel calórico y por la saciedad que causa su fibra. Cuatro factores que parecen no tener competencia.

Sabemos que a esta altura del artículo te estás formulando una pregunta que pudiera inquietarte: ¿sirven, en realidad, las propiedades de la alcachofa para adelgazar? Te respondemos sin darle muchos rodeos: sí sirven, y mucho, para adelgazar. Sin embargo, debes tener en cuenta que existe una relación muy estrecha entre la contextura grasosa de tu cuerpo y lo que se encuentra en tu mente. Es decir, tu voluntad, paciencia y la información que tengas sobre cómo actúan los productos que ingieres en tu cuerpo, harán la diferencia entre tener o no tener exceso de grasa. Esto se traduce en la gran realidad: no existe un alimento o componente milagroso que actúe por sí solo y esté alejado de tu voluntad para que bajes esos kilos de más. Entonces, es muy cierto que la alcachofa posee varias propiedades que pueden convertirse en beneficios para tu cuerpo; pero para obtenerlos es necesario que dispongas tu tiempo, pensamiento y voluntad para cambiar algunos hábitos alimentarios que aún puedas conservar. Lo cual significa, entre otras cosas, desterrar para siempre lo que bien conoces como “comida basura”, aumentar el consumo de frutas y hortalizas frescas (nota: la alcachofa es una hortaliza), disminuir la sal y los alimentos con grasas saturadas y practicar alguna actividad física diaria.

Efectos secundarios


La hoja de la alcachofa es amarga al gusto, entonces, cuando una madre está en el período de lactancia y toma alcachofa, ese amargor pasa a la leche materna, lo cual puede hacer que el bebé rechace su mejor alimento natural. Aunque la alcachofa es tolerada en sus distintas presentaciones, puede producir náuseas, especialmente a causa del sabor amargo (esta situación se corrige si la tomas con jugo de limón o con azucarado natural de otra fruta).

La bilis es un líquido necesario y secretado por el hígado, pero cuando el paciente sufre de obstrucción biliar (taponeo de las vías que transportan la bilis) no debe ingerir alcachofas ya que este alimento aumenta la producción de bilis; eso empeorará la obstrucción.

Si estás embarazada no es aconsejable que tomes alcachofa pues este alimento te da saciedad, y nunca se quiere que la futura madre deje de comer.
No deben tomar alcachofa las personas que sean sensibles a determinados principios activos contenidos en ella. Te explicamos: todas las plantas medicinales, como la alcachofa, poseen distintas sustancias: nutrientes y principios activos (elementos con actividad biológica que interactúan con los órganos del cuerpo). Así, los principales principios activos de la alcachofa son los ácidos como la cinarina y otros (los flavonoides, las lectonas, etc).

Antes de incursionar en el consumo de alcachofa, aunque sea un alimento beneficioso, debes consultar con tu médico; recuerda que cada cuerpo es totalmente diferente a los demás en cuanto a la aceptación de alimentos medicinales.

Propiedades de la alcachofa para adelgazar


Un problema que a menudo aparece en el proceso de adelgazamiento es el efecto rebote, el cual, en cortas palabras, es cuando después de una fatigosa dieta volvemos al peso antiguo. Veamos algo al respecto: dicho efecto se produce cuando tu cuerpo decide protegerse ante la poca energía luego de que has perdido muchos kilos en corto tiempo; pues, en lugar de grasas quemaste líquidos, lo cual hace que tu cuerpo se acostumbre a vivir con pocas calorías. Y luego, al salir de la dieta tu cuerpo no es capaz de quemar calorías en forma rápida pues ya estaba acostumbrado a no hacerlo, y así comienzas a subir otra vez de peso.

Entonces, ya que con la alcachofa irás disminuyendo tu grasa en forma lenta y natural, jamás vivirás un efecto rebote con ella pues es mundialmente conocido que la mejor manera para evitar el efecto rebote es no perder en forma rápida los kilos que tengas de más.

Alcachofa en cápsulas


Comprar las alcachofas en el mercado, lavarlas, recortarles algunas partes de los extremos (cola y hojas), ponerlas a hervir para ingerirlas como jugos o té, o picarlas para hacer ensaladas, puede ser algo laborioso, especialmente si tú, como ama de casa, dispones de poco tiempo en el día para hacer la comida de tu familia.

Pastilla de alcachofa

Esta situación ha llevado a que muchos hayan preferido el extracto de alcachofa que viene en cápsulas. Situación que, además de la expuesta, presenta otras ventajas como: La cápsula: posee el extracto concentrado (por eso se mezcla rápidamente con los líquidos estomacales), con ella se consigue una perfecta exactitud en la dosis, su cubierta especial le otorga una resistencia física para conservar el contenido del extracto y, además, permite una liberación controlada; por tanto, el sabor amargo de la alcachofa pasará inadvertido por tu boca (las cápsulas son elaboradas con las hojas de la alcachofa, la parte más amarga de la planta).

Respecto de sus propiedades o beneficios, y de las contraindicaciones, son los mismos que al tomarlos en las otras modalidades (té, jugo, ensalada, sopa).

En cuanto a su función en el hígado, es interesante que sepas que las hojas de la alcachofa poseen magnesio, esteroides, potasio y cinarina, lo cual forma un compuesto cuya actividad principal se produce en el hígado.

La cinarina (o cinarín) de la alcachofa protege a las células del hígado de muchas toxinas, especialmente del alcohol; además, disminuye la cantidad de triglicéridos y del colesterol. Motivo por el cual muchas personas la han denominado “cápsula mágica”.
SIGUIENTE Next Post
ANTERIOR Previous Post
SIGUIENTE Next Post
ANTERIOR Previous Post